Vista normal Vista MARC Vista ISBD

Eneida

by Marón, Publio Virgilio [Autor(a)].
Material type: materialTypeLabelBookSeries: Historia universal de la literatura No. 46.Publisher: Bogotá Oveja negra 1983Description: 302 páginas 19 cm.ISBN: 84-8280-146-5.Subject(s): Novela | Novela épica | Novela latina | Guerras | LiteraturaAbstract: Virgilio comienza La Eneida con una invocación a la musa de la poesía, donde señala el tema de su obra y pide la ayuda divina para inspirarse. Adelantan la función decisiva que tuvo Eneas en la fundación de Roma y la influencia de los dioses en el éxito de su misión, Debido a una profecía que decía que de los troyanos nacería una raza que destruiría Cartago y dominaría al mundo entero, Juno pide a Eolo (rey de los vientos), que hunda las naves en las que viajaban Eneas y sus seguidores, con una fuerte tempestad. Al enterarse Neptuno (dios del mar), hace que las aguas y los mares se calmen, pudiendo Eneas y sus seguidores alcanzar una tranquila ensenada en la costa africana. Venus le reclama a Júpiter por qué permite que su hijo sea perseguido en tal forma, y éste le dice que Eneas será bien recibido a Cartago y al mismo tiempo le revela a la diosa el futuro. Al llegar Eneas a Cartago conoce a Dido y Venus, por miedo a que le pase algo a Eneas hace que se enamoren estos dos, y Dido pide a Eneas que le narre la caída de Troya y sus andanzas durante los siete años que ha vivido errante por tierras y mares. Eneas se lo narra, expresando el amor que siente por su padre Anquises. Su esposa y su hijo le cuentan que fueron atacados por las arpías y los cíclopes, y la muerte de su padre en Drépamo. Al darse cuenta Júpiter del amor que sienten estos dos, manda a Mercurio para que ordene a Eneas que debe cumplir su destino y zarpar hacia Italia. Al enterarse Dido de esto y al ver que Eneas ya no está ordena que se eleve una pira para quemar todos los objeticos de su amado y sobre ella se atraviesa el corazón con la espada de Eneas, lanzando terribles imprecaciones contra Eneas y su pueblo, que tendrá como significado las cruentas luchas entre Roma y Cártago. Eneas, deseoso de ver a su padre se dirige a los infiernos, pasando por el lugar en que están "los que consumió en vida el cruel amor", Eneas reconoce a Dios y con lágrimas le ruega su perdón, pero la orgullosa reina guarda silencio y se aleja indignada. Después de mucho tiempo llega a los Campos Elíseos, lugar en el que se encuentra Anquises y éste le predice a Eneas las guerras que tendrá que librar y las victorias que obtendrá a su regreso a Italia. En la guerra Turno le da muerte a Palante y se apodera de sus despojos, ante esto se enciende la ira de Eneas y va en busca de Turno, pero éste es salvado por Juno. Ante la desaparición de Turno la guerra se calma, y éste está pensando en declarar la paz, pero al momento en el que el avance enemigo interrumpe la junta decide levantarse en armas. Eneas y Turno se enfrentan sin ayuda de las diosas y Eneas hiere a Turno, y está a punto de dejarlo con vida, pero al ver que trae puesto el cinturón de Palante, húndele la espada en el pecho, dando fin a la guerra.
Autor(a)
Lista(s) en las que aparece este ítem: 10. INGRESO OCTUBRE 2019
Etiquetas de esta biblioteca: No hay etiquetas de esta biblioteca para este título. Agregar etiquetas
Ingresar para agregar etiquetas.
    valoración media: 0.0 (0 votos)
Tipo de ítem Ubicación actual Biblioteca de origen Colección Signatura topográfica Estado Fecha de vencimiento Código de barras Reserva de ejemplares
Literatura Literatura Campus Central
Estantería
Campus Central
Estantería
Colección de divulgación general 873 M346 (Navegar estantería) Available 01-013070
Reservas Totales: 0

Virgilio comienza La Eneida con una invocación a la musa de la poesía, donde señala el tema de su obra y pide la ayuda divina para inspirarse.
Adelantan la función decisiva que tuvo Eneas en la fundación de Roma y la influencia de los dioses en el éxito de su misión,
Debido a una profecía que decía que de los troyanos nacería una raza que destruiría Cartago y dominaría al mundo entero, Juno pide a Eolo (rey de los vientos), que hunda las naves en las que viajaban Eneas y sus seguidores, con una fuerte tempestad.
Al enterarse Neptuno (dios del mar), hace que las aguas y los mares se calmen, pudiendo Eneas y sus seguidores alcanzar una tranquila ensenada en la costa africana.
Venus le reclama a Júpiter por qué permite que su hijo sea perseguido en tal forma, y éste le dice que Eneas será bien recibido a Cartago y al mismo tiempo le revela a la diosa el futuro.
Al llegar Eneas a Cartago conoce a Dido y Venus, por miedo a que le pase algo a Eneas hace que se enamoren estos dos, y Dido pide a Eneas que le narre la caída de Troya y sus andanzas durante los siete años que ha vivido errante por tierras y mares. Eneas se lo narra, expresando el amor que siente por su padre Anquises. Su esposa y su hijo le cuentan que fueron atacados por las arpías y los cíclopes, y la muerte de su padre en Drépamo.
Al darse cuenta Júpiter del amor que sienten estos dos, manda a Mercurio para que ordene a Eneas que debe cumplir su destino y zarpar hacia Italia.
Al enterarse Dido de esto y al ver que Eneas ya no está ordena que se eleve una pira para quemar todos los objeticos de su amado y sobre ella se atraviesa el corazón con la espada de Eneas, lanzando terribles imprecaciones contra Eneas y su pueblo, que tendrá como significado las cruentas luchas entre Roma y Cártago.
Eneas, deseoso de ver a su padre se dirige a los infiernos, pasando por el lugar en que están "los que consumió en vida el cruel amor", Eneas reconoce a Dios y con lágrimas le ruega su perdón, pero la orgullosa reina guarda silencio y se aleja indignada.
Después de mucho tiempo llega a los Campos Elíseos, lugar en el que se encuentra Anquises y éste le predice a Eneas las guerras que tendrá que librar y las victorias que obtendrá a su regreso a Italia.
En la guerra Turno le da muerte a Palante y se apodera de sus despojos, ante esto se enciende la ira de Eneas y va en busca de Turno, pero éste es salvado por Juno.
Ante la desaparición de Turno la guerra se calma, y éste está pensando en declarar la paz, pero al momento en el que el avance enemigo interrumpe la junta decide levantarse en armas.
Eneas y Turno se enfrentan sin ayuda de las diosas y Eneas hiere a Turno, y está a punto de dejarlo con vida, pero al ver que trae puesto el cinturón de Palante, húndele la espada en el pecho, dando fin a la guerra.

No hay comentarios para este ítem.

Ingresar a su cuenta para colocar un comentario.